La prueba de confianza consiste en dejarte caer hacia atrás con los ojos cerrados esperando a que alguien en el que confías, o eso crees, te coja para que no caigas al suelo.